¿El disco es cultura? o usted que opina

Por: Guillermo García Manzano


Hace ya varios años que Jorge Saldaña, acompañado de un pequeño grupo de personas muy versadas en temas culturales, produjo y dirigió un programa al que conocimos con el título de “Sábados con Saldaña”.  Este espacio televisivo era transmitido por el canal 13 de televisión, el que a la sazón formaba parte de lo que se identificaba como INMEVISIÓN.

Prácticamente toda la tarde y parte de la noche, eso sí, de todos los sábados, disfrutábamos del tratamiento serio, burlón  al par que culto e instructivo, con que diversos capítulos integraban como una fuerte unidad, todo el programa.  Recuerdo algunos como “Sopa de Letras”, en donde destacaba el maestro………. Mateos de gran prosapia y atinadas etimologías; otros eran capítulos de análisis filosófico, pero muy al alcance de las grandes masas, y eran realizados por Ikram Antaki, profunda conocedora del ser humano y de todas y cada una de sus vicisitudes y características, aquella a la que se le llamó “La última gran Irakí”; la sicóloga Tere Vale de fino comentario y graciosa ironía, era la que subrayaba las incoherencias populares ante las realidades de una idiosincrasia muy mexicana; el maestro Ernesto de la Peña y desde luego, el gran conocedor de la lengua española Arrigo Cohen, quien con su consabido tartamudeo y paternal presencia dejaba salir todo un acervo acumulado con el correr del tiempo. 

Entre los muchos capítulos que a lo largo de varias horas trataba este estupendo programa, también recuerdo el “Horroroscopo”, el que hacía burla de los horóscopos y mencionaba al Sagitario como el Sanitario; otra parte más era la “Nostalgia” de una música y un grupo de artistas que pasados de moda, eran reciclados por Saldaña para mostrar el arte que conlleva la canción popular mexicana y en donde un Agustín Lara, un “Chamaco” Domínguez, un Ricardo Palmerín, un Guty Cárdenas y otros más de la misma estatura artística, habían compuesto inolvidables canciones que interpretaban ya algunos cantantes que sólo en este espacio nostálgico tenían cabida.

Pero tal vez el más ilustrativo de todos los segmentos de “Sábados con Saldaña” era el denominado “El Juicio de los Discos”, donde todo mundo daba sus puntos de vista del valor  que poseía una producción de último momento con artistas que eran los más connotados y aplaudidos de esa época.  Casi siempre el disco en cuestión, que para entonces tenía grabado en su etiqueta el slogan “El disco es cultura”, eran desechados porque no obedecían a la calidad que el pueblo merecía; y siempre se comentó que si era del agrado popular una determinada música y sus intérpretes, era porque siempre también era lo único que a un pueblo conformista le ofrecían.

La pregunta obligada es ¿El disco sigue siendo cultura, o sólo es un slogan más de los muchos que nutren la programación de las manifestaciones artísticas populares?

O USTED… ¿QUÉ OPINA?